viernes, 27 de febrero de 2015

LA DESCRITORA Cap. 17


Mi novela de los viernes: LA DESCRITORA







Cap 17. El bello Osiris


La partida comienza, Jerome se erige como maestro de ceremonias.

- El Speculo guarda cierta relación con el Senet, un juego ancestral para dos contrincantes. Data de los tiempos de Hesy, durante la dinastía III allá por el año 2650 a. C.
- Uhm, así que procede del Antiguo Egipto.
- Históricamente, ha habido otros sucedáneos: El juego Real de Ur, en la Baja Mesopotamia. El juego de Asha, frecuentado por los judíos de Cochin en la India. Si bien el Senet fue el primero de todos. Y El Speculo es su versión medieval, acorde con nuestras creencias. Es un honor tenerlo aquí a pesar del riesgo que conlleva.
- Vale, todo eso está muy bien. Pero explícame cómo se juega.
- Tenemos diez casillas bien definidas. Como ves, en el tablero de El Bosco las casillas están adosadas y se suceden formando tanto una corona como dos círculos concéntricos. Son los diferentes estadios del camino: Examen, contricción y Juicio final.
- Bíblico.
- Yo iría más allá, lo calificaría como "apocalíptico" - Monique asiente.
- Cada jugador parte con siete piezas, como los Siete Pecados Capitales. Las irás colocando de una a una, según tus faltas. Las dos primeras son cruciales.
- Bien, creo que podré apañármelas.
- Salgo con blancas, Monique, así que empiezo yo.

Toma sus dados, solo tienen cuatro caras.

- Preferiría jugar con blancas.
- Imposible, te corresponden las negras.
- Vale, puro formalismo. Da igual, solo era un antojo.
- Te aviso, no solo cambia el color. Fíjate, as mías son altas y cónicas. Las tuyas, cilíndricas y entalladas.
- Y eso ¡qué importa! No será ¿qué eres supersticioso?
- No es mera superstición, entramos en terreno esotérico. Mónique, ándate con tiento.

Marie hace una mueca demasiado explícita, todo aquello le parece un absurdo. Jerome parpadea, cansado. La ignora, consciente de que El Speculum no se detendrá... Su incredulidad poco importa.

- Hay algo más. Con fichas negras, tu reto es mayor. No te bates contra mi sino con un rival invisible.
- Y tú ¿a qué te enfrentas?
- Eres tú quien viajas, yo me limito a acompañarte.
- No creo en rivales invisibles.
- Pues deberías. Si subestimas a tu contrincante, Cariño, estás perdida.
- El Speculum se basa en el Senet y conserva todos sus poderes místicos. Permite a los muertos entrar en el mundo de Osiris, el dios de la resurrección. Como nuestro Pater ¿ves el paralelismo?
- Y para ello el jugador se enfrenta a un adversario temible. Un dios, en suma ¿es eso?
- El bello Osiris, esposo de Isis. No un dios cualquiera. Que aunque se represente verde en contadas ocasiones, suele aparecer momificado y con el rostro negro.
- Y como Senet significa "pasaje" o "tránsito" y así consta en el El Libro de los Muertos, pues aquí tienes tu billete - le entrega otros dados.
- Pero yo no estoy muerta.
- Bueno, eso tiene fácil arreglo.

Marie mira a Jerome, intenta calibrar el tono de sus palabras. Sus ojos son pétreos, inexcrutables. Más grises que nunca. Y en sus pupilas dilatadas, no ve más que oscuridad.

- “Para entrar en el mundo inferior y para salir de él" Capítulo XVII del Libro Negro. 
- "Para entrar en el mundo inferior y para salir de él" - repiten todos a coro sin separar la vista de El Espejo. 

Olive le muestra un libro de arte abierto por la mitad, con una pintura mural de El Valle de los Reyes. 

- Mira, ésta es Nefertari jugando al Senet contra Osiris. Con el Juicio de Osiris, la difunta comparece en La Duat o inframundo.
- ¿Quién ganó?
- ¿Tú que crees?
- No daréis por sentadas todas esas paparruchas... - Marie les mira con recelo, comienza a encontrarse incómoda.
- Por favor, calla. O provocarás a El Espejo - le suplica una Olive que exhala miedo por los poros.
- Esto es muy serio, mademoiselle - Mrs. Kloos la aconseja ¿o la increpa? - Mide tus palabras, Chiquilla. Contente, por el bien de todos.
- Con El Speculum, nos ceñimos a un ritual masónico. - Jerome hace los honores - Seguimos escrupulósamente las reglas atribuídas a Gustave Jequier, Caballero de la Orden de Memphis y Misraïm. Merced a sus hallazgos arqueológicos, rescató el sacro manual primigenio para la Logia.
- La Orden de Memphis y Misräim... Menuda excentricidad.
- Cómo osas siquiera...
- Será porque nunca oí nada semejante.
- No prestarías atención.
- O no serías digna de escucharlo entonces.
- ¿Y ahora?
- Ahora tampoco. Por eso juegas con negras. Tu viaje iniciático, me temo. es de un solo sentido.
- Vaya, que no precisas de equipaje. - Gigi piensa en sombrereras.
- Tal cual, vas divina. Te vale con lo puesto - Jasmín bromea y con su risa, caldea el ambiente. 

Gigi señala tres retratos, son de los hermanos Bédarride. Entre 1810 y 1813 recibieron en Nápoles los Poderes Supremos y desarrollaron el Rito Misraïm según el Arcana Arcanorum. Fueron ellos quienes se hicieron con el tablero. Apenas cinco años después en Montauban se constituiría la Logia Madre del Rito de Memphis con el Gran Maestre Samuel Honis como Cabeza. Para entonces, ya poseían El Speculo.

- Menos cháchara. Que se limite a hacer su papel.
- Se muestra escéptica, no atiende a razones.  
- Les creí los antiguos dueños de esta casa - coteja los retratos - Como se parecen tanto entre ellos.
- Natural, son consanguíneos. - saltó el científico - Y sus genes dominantes persisten por generaciones.

Nuestro friki hoy se vistió para la ocasión y parece disfrazado, como un niño grande. Otro día a Marie le habría resultado cómico, pero hoy no. Porque está rumiando algo, un detalle que se le escapa...

- Claro, es esa boca. Me resulta tan familiar... ¡La he visto antes!
- Lo dudo, no tenemos noticia de descendientes conocidos.
- Los detalles son mi vida, soy buena describiendo.
- Olvídalo, Monique.
- En Aix... ¿quizás?
- Vamos, céntrate en el juego.
- Por cierto ¿a quién pertenece esta casa?

Click-Clonk. El reloj de péndulo. Ya son las seis, manos a la obra. Se suben las capuchas, se abotonan las túnicas de terciopelo.

- Todos en pie - anuncia Jerome - Procedamos a la proclamación de las Grandes Constituciones:


Hombre, tienes dos oídos para escuchar al igual que, 
Dos ojos para observar el mismo objeto 
Dos manos para ejecutar el mismo acto. 
Por igual, la ciencia masónica, la Ciencia por excelencia, 
Es esotérica y exotérica. 
El esoterismo constituye el pensamiento, el exoterismo, la estructura. 
El exoterismo se aprende, se enseña, se da: Él viene desde lo Alto


Tras la proclama masónica, la sala se vuelve espectral. Brotan las sombras, es cosa de las velas. La solemnidad del rito fúnebre se encarga del resto. Pero hay algo más, que se escapa a la lógica: Un halo en plata que recrea en el aire formas maravillosas. Y con él, Una Presencia. Primero tenue, luego más fuerte que a cada minuto que pasa, se torna poderosa.

- "El rito masónico de Memphis es la continuación de los Misterios de la Antigüedad. Así, el Gran Maestre, nos enseñó a los primeros hombres a rendir homenaje a la divinidad..."- Mrs. Kloos lee un libro con cubiertas repujadas en cuero y el Ojo de Isis revestido con pan de oro en el centro. 
- Así sea. 
- Así sea.

Comienza Jerome. Los demás toman asiento. Mueve blancas en una jugada intrascendente.

- Adelante, Monique. Es tu turno. - el dado rebota.
- Desplaza tu primera ficha.
- Envidia.
- ENVIDIA - todos al unísono.
- "Fama crescit eundo"
- No entiendo. Jerome ¿qué dices?
- El rumor crece viajando - Olive traduce.
- El rumor crece viajando - el tétrico eco de voces contrataca, sin separar la vista de El Espejo.

Marie se levanta indignada, no aguanta más. Lástima que El Speculo no tenga una caja con instrucciones en un lateral, como en Jumanji. La habrían puesto sobre aviso:

JUMANJI es un juego para los que buscan quizás el modo de dejar su mundo atrás. Tire los dados para mover. El doble da otro turno. El primero que llega a la meta, gana.

ADVERTENCIA a los aventureros: "No empiecen si no piensan terminar. Las terribles consecuencias de este juego terminarán cuando un jugador llegue a Jumanji y repita su nombre luego."

Pues lo mismo pasa con El Speculo: Una vez en curso, ya no hay vuelta atrás.

Y por si te quedan dudas, mira lo que les pasó:

- ¡Oh no! El juego cree que he tirado los dados.
- ¿Qué quieres decir con el juego "cree"?


Pues eso, que hay juegos que observan y luego fulminan. Toman el control de sus propias acciones. En tal caso, huye ¡mientras puedas! Pues si por obra del azar, posa sus ojos en ti... Estás vendido, no tienes escapatoria. Maldito seas, hablando en plata. O la jodiste pero bien, que viene a ser lo mismo. Y no me vengas con que no te avisé... Una vez atravesado el umbral, encomienda tu alma al cielo.







martes, 24 de febrero de 2015

MeRe iN FriKiL@ND: "Plutón y sus hermanos"



"May-day, may-day" Iniciando conexión. Me hallo en FriKil@ND, algo así como Mi Narnia estratosférico. Desde aquí te contaré Un Cuento, tan real como pocos. Con víctimas y héroes, luces y tinieblas. Y lo mejor, está pasando ¡ahora mismo! Sí, como lo oyes. Si te animas, aún puedes formar parte de esta gran aventura. Te pongo al corriente y decides ¿vale?


Imagen ceida por Irial

"Plutón y sus hermanos"

Hubo una vez un planeta con estrella y a la vez, sin suerte. ¿Cómo se come eso? Pues veras, nació tan pequeño, tan pequeño que nadie reparó en él durante cientos de años. Por fin alguien lo avistó en la inmensidad del espacio, lo descubriría un joven granjero llamado Clyde Tombaugh en su granero de Kansas con un telescopio casero. Ocurrió en el campo, nada que ver con la noble cuna de los otros, sus hermanos. Sería Plutón, el planeta maldito. Aquel que tras acceder a lo más alto, todo le fue arrebatado. Después de 74 años en el Olimpo, a la vera de Júpiter, dejó de ser planeta y fue arrojado al abismo. Desde entonces gira humillado, rotando en la sombra. Y no contentos con eso, todavía los científicos le rebajaron a Un Número: Ahora es el planeta enano plutoide nº 134340. Imagninaros, menudo panorama. Plutón pasó de ser un Hijo de Zeus a un simple número, como los presos de Auschwitz.

¿Cómo fue? ¿Qué pasó? No es una condena ni tampoco un castigo. En el caso del traidor Loki, sí. No así el de Plutón. Se trata de un ser inerte ¡cómo iba a hacer algo malo! Se dictó sentencia, hubo un veredicto. Y es que en comparación con los demás, era diminuto. Un pedrusco frío, lejano y prescindible. No hubo sangre, tampoco lágrimas ¿de quién? A nadie parecía afectar. Salvo a todos esos "niños" que un día leyeron Peter Pan.

"Los niños nunca deberían ir a la cama, cuando despiertan son un día más mayores ... Cuando el primer niño rió por primera vez, su risa se rompió en mil pedazos que saltaron por los aires en todas direcciones, y así fue como aparecieron las hadas".

Corría el año 2006 cuando la International Astronomical Union (IAU) tras un intenso debate y la consiguiente votación, aceptara en Praga una nueva definición de planeta en función del tamaño del astro, lo que relegaba a mi querido Plutón a la bejatoria situación de "pequeño cuerpo celeste".



La razón esgrimida fue muy simple: En los albores del siglo XXI se identificaron en la órbita de Neptuno los Trans-neptunian objects: Eris, Heumea, Makemake, Sedna, Orcus, Salacia, Quaoar... Cuerpos celestes del tamaño de Plutón e incluso mayores. Con el descubrimiento del cinturón de Kuiper, también supimos de la existencia de millones de cometas errantes en la Vía Láctea por lo que surgió la necesidad imperiosa de un criterio firme que los excluyera a todos: NINGUNO DE ELLOS SERÍA PLANETA, INCLUYENDO A PLUTÓN EN EL MISMO SACO.

Han pasado casi diez años y aún hay personas que recuerdan con añoranza a quien fuera Plutón, el noveno planeta del Sistema Solar. Algunos son entendidos. Otros, personas de a pie. Todos le contemplamos una vez cubierto de gloria... Le colmaron de honores, para luego desterrarlo. Y lo que son las cosas, internet una vez más ¡nos ha unido a todos! en favor de una noble causa. Pretendemos que PLUTÓN RECUPERE SU CONDICIÓN DE PLANETA DE LA VIA LÁCTEA.



La inicativa estuvo siempre latente, hasta que el 14 de diciembre de 2011 el Dr. Alan Stern, reputado científico del proyecto Nuevos Horizontes fue entrevistado para NOVA por Neil deGrasse Tyson, el celebre astrofísico norteamericano experto en divulgación. Debatieron la cuestión en el Centro de operaciones JHU/APL y confluyeron en sus apreciaciones. Aquel día, Plutón despertaba.

Fueron tiempos duros, se sucedieron artículos en revistas específicas, conferencias en medio mundo... Había que concienciar no solo a la opinión pública. Por fin en 2014, se dió el paso definitivo; En la Universidad de Harvard se convino un nuevo concepto de "PLANETA".




PLANETA: Cuerpo celeste que
a) tiene la masa suficiente para su autogravedad para vencer fuerzas de cuerpo rígidas de modo que esto asuma un equilibrio hidroestático - la forma casi redonda,
b) posee un interior diferenciado como consecuencia de su formación
c) cuenta con una masa insuficiente para fundir el hidrógeno en su corazón,
d) no es luna ni satélite.

Suena bien ¿verdad? Pues sabe aún mejor. Porque ante su descripción exhaustiva de lo que vendría siendo un planeta PLUTÓN CUMPLIRÍA TODAS LAS PREMISAS a diferencia de los demás pequeños astros.

Aún queda mucho camino, no hemos hecho sino comenzar la andadura. Pero pinta bonito ¿a qué sí?
No morirán más hadas, ni más planetas. 
NUNCA JAMÁS, he dicho. 





"Por eso debería haber un hada para cada niño y cada niña. Aunque hoy en día los niños saben tantas cosas que dejan de creer muy pronto en las hadas ... Cada vez que un niño dice "yo no creo en las hadas", en alguna parte cae muerta un hada" James Mathew Barrie               



Y me pregunto... 
... si aún crees en los finales felices 
¿?

     
      

martes, 17 de febrero de 2015

GUIRI ¡a la vista!







Madrid parece la de siempre: El centro, frenético. Mientras la periferia late a otro ritmo, más despacio. Todo sigue su curso: Semáforos, relojes, autobuses... A primera vista, nada parece haber cambiado. Pero sí, hay algo nuevo. Casi imperceptible. Un halo de inquietud. Cuatro animales que se mueven raudos, vertiginosos. Identifican a su presa, se demoran en los preliminares. Cuatro gigantes acechan, sus esbirros llegaron primero. Dicho así, pensaréis que corremos peligro... Calma, que no cunda el pánico.

Hay cuatro yanquis cámara en mano merodeando por la ciudad con un solo objetivo. No son turistas, aunque se dediquen a capturar instantes. Hacen fotos sin parar que NO subirán a Facebook para que las vean sus amigos. Como Johnny Deep en "El turista" parecen vagar sin rumbo, pero obedecen a un plan. En su odisea, el azar no existe. Siguen rígidas instrucciones. Saben perfectamente lo que buscan y no cejarán en su empeño. Se trata de cuatro personajes atípicos que pululan por Madrid. Están a la caza, son depredadores.

Sí, están aquí, pero no tengas miedo. No son imitadores de Jack el destripador ni roban bancos ni practican exhibicionismo en el metro. Cazan, sí, pero no matan. No derraman sangre sino flashes. Atrapan rincones urbanos para luego llevarlos al cine e inmortalizarlos. Son los jefes de localización de Tarantino, Spielberg, Cameron y Woody Allen. Los cuatro se hallan entre nosotros a la captura del mejor encuadre para su legendaria Fábrica de Sueños. Madrid está de moda, será en breve un gran plató de cine. Escenario de grandes producciones de Hollywood. Por eso doy la alerta, estad ojo avizor. Que Liam Nielson doble la esquina a la carrera o Scarlett Johanson se siente en el banco del parque mientras paso de largo arrastrando el bolso con las bolsas del super... En fin, no es algo que pase todos los días. Ahora mismo me voy a la peluquería, no sea que me cojan de extra y yo con estos pelos.

Se llaman Localizadores. Antonini Depardieu es uno de ellos. “Mis herramientas de trabajo son primero mis ojos, después mi cámara, para hacerme una idea. Y por supuesto los comentarios de producción de diseño y del propio director”. Michael J. Burmeister, por su parte, ha sido jefe de localización en superproducciones de Hollywood como Transformes y Terminator, asegura que Madrid le gusta, sobre todo su arquitectura. “Es hermosa, única y más viniendo de los EE.UU dónde no tenemos nada parecido”.




Ojean el terreno a pie de calle, necesitan exteriores con ambiente, sabor y la luz adecuada... Capaces de dotar a las películas de autor con un sello inequívoco. Me parece un trabajo fascinante y desde la sombra, estoy decidida a echarles una mano. Menos mal que me llegó el chivatazo, justo a tiempo. Aún puedo venderles la moto, hacedles ver que mi barrio tiene carisma, un qué se yo ¡es el más bonito! Tienen que rodar aquí, en mi casa, en mi calle. Les traeré con alguna de mis triquiñuelas y una vez aquí, entrarán en razón. Les engatusaré de algún modo:

- Soltaré algún conjuro, tal que: "Eeeste es el lugaaar que aaandas buscAndo" con voz cavernosa... Por intentarlo, podría funcionar.
- Me vestiré de cuero, por Tarantino. Tendrá que ser negro, no encontré mono amarillo. A la moto tampoco llego, llegaré en bici eléctrica. Anyway, el impacto será atroz. Un antes y un después. Estoy segura.
- Engalanaré mi balcón de farolitos Haitian para Woody Allen. También colgaré de la baranda las ovejas del Belén. Ojo al dato, es el Año Chino de la oveja. Eso sí, hasta yo tengo un límite: nada de balidos.
- Si pongo La marcha de las Valquirias a todo volumen, a Cameron lo tengo en el bote. Me asomaré lo justo para rozar sus cabezas con un helicoptero caqui por control remoto. Será bestial, con efectos especiales.
- Colocaré una pecera en el testero de la ventana con un pez payaso blanco y naranja, un detalle que no pasará desapercibido al bueno de Spielberg. Vale, sopla el viento del norte... Si se cae, pues se cayó. Calma, seguro que el pez rebota en el toldo de la zapatería e inicia un periplo salta que te salta hacia el mar (va listo) como en el anuncio de Renault Captur. En el peor de los casos (de estrellarse en la calle) nadie lo pisará ¡¡¡es naranja!!! ¿recuerdas? Y si no le estallan las vísceras, tendrá una muerte heróica. Espectacular, incluso.

Ante todo, que no decaigan los ánimos ¿eh? Hollywood quiere gente optimista. Y nosotros creemos en LOS FINALES FELICES. No dramaticemos con el pez, no vaya a aguarnos la fiesta.“Al final todo va a acabar bien. Y si no acaba bien es que aún no es el final” como en el exótico Hotel Marigold. Y recuperada la euforia: Sigamos, que el tiempo apremia.

Estoy muy positiva, capaz de grandes cosas. De nuevo nos viene Mr. Marshal y esta vez se detendrá y nos arreglará la vida.

- Hablaré con la comunidad de propietarios ¿qué tal camelios en el portal? ¡Y si dejamos libres unas guaratingas del sol! Tienen las alas tan pequeñas que no irán muy lejos. Tras su peregrina función, las emboscaremos en el garaje. Tiraremos la casa por la ventana, nunca mejor dicho.
- Me pondré en contacto con la Asociación de vecinos: Lo tengo, farolas con emisión ultravioleta a lo largo del Madrid-Río. Así el puente en espiral que se enrolla a modo de sacacorchos, parecerá una estación espacial. Y si teñimos el Manzanares ¡de curry! semejará el Río Amarillo. Un toque oriental, que las pelis futuristas siempre están llenas de chinos. Y que nadie se alarme: Con el curry, toxicidad cero. Tranquilos, pensé en echar azufre pero deseché la idea. Olería la ribera a huevos podridos, un fiasco. En cambio, con el curry: Duchas con aromaterapia, paella tres días seguidos y aquí no ha pasado nada. Merecerá la pena, la noche de Madrid será más sideral que Blade Runner. Ayer durmiendo tuve una premonición: Así será La Tierra en el año 2085.

Pero... Y si a pesar de todo ¡¡¡pasamos desapercibidos!!! Podría ocurrir y de vuelta al principio. En cuyo caso: Tranqui, tengo un Plan B: Seré directa, audaz. Estableceré contacto visual y como buena Matahari (o en una versión más autóctona a lo Carmen, nuestra mujer fatal por excelencia) me veré obligada a desplegar mis encantos. Puedo ser muy persuasiva si me lo propongo. Una debilidad, un paso en falso y me los camelo. Aún no pronuncié mi última palabra... Esos guiris serán míos y los doblegaré a mi voluntad. He dicho.

- Por de pronto, me compro un clarinete, necesitaré un curso intensivo y en un par de semanas me tendréis en la Sala Clamores tocando en dueto con W,Allen.
- Me haré con un chaleco antibalas para implicarme en pleno tiroteo con Quentin Tarantino.

Lo conseguiré, coincidiré con esos monstruos del cine en medio de un rodaje. Un segundo de gloria ¡un fotograma! será suficiente para dejar mi impronta. Están ahí fuera, hasta puedo olerles. Y si la montaña no viene a Mahoma, Mahoma irá a la montaña. Vamos, será por cuestas :)

Ahí, lo veo. Un guiri con gafas de concha... Woody??? Woody!!! 


* Ahora sí, dije mi última palabra. Claro que tratándose de mi, no podía ser de otra forma:


A Woody Allen, mi guiri favorito. 






sábado, 14 de febrero de 2015

4 Emails de amor y 1 Canción desesperada



*Email nº1 10:00 a.m. 
ASUNTO: Hay lugares que nacieron...

"Winter dates" Chagall



* Email nº2  10:05 a.m. 
ASUNTO:  ...para absorber nuestras miradas. 




*Email nº3 10:10 a.m.
ASUNTO: No estés lejos de mí ni un sólo día 



No estés lejos de mí un sólo día, porque cómo,
porque, no sé decírtelo, es largo el día,
y te estaré esperando como en las estaciones
cuando en alguna parte se durmieron los trenes.


No te vayas por una hora porque entonces
en esa hora se juntan las gotas del desvelo
y tal vez todo el humo que anda buscando casa 
venga a matar aún mi corazón perdido.



Ay que no se quebrante tu silueta en la arena,
ay que no vuelen tus párpados en la ausencia:
no te vayas por un minuto, bienamada,



porque en ese minuto te habrás ido tan lejos
que yo cruzaré toda la tierra preguntando
si volverás o si me dejarás muriendo. 

                                              Pablo Neruda



* Email nº 4: 10:15 a.m
ASUNTO: "Your song" 



video

Cover de mi gran hija Irene, que hoy reabre SU BLOG  

Libroriginal de Irial (aquí, el enlace). 





Y ¿EN CUANTO A TÍ?

Pronto serán ¡en punto!

PIÉNSALO: 2 PERFILES, 1 AZUL...
Podría ser vuestra Hora Bruja
si esos emails los envías






martes, 10 de febrero de 2015

Qué otro muerda el polvo





                                         
Esto es Villablino, una aldea asturiana remota y tranquila. Nos guste o no, aquí nunca pasa nada. Si quiero salir de este agujero y volver a Cáceres más me vale resolver este caso e impresionar a la Benemérita antes de que lleguen los de la policía científica y me arrinconen.

Saco la libreta, releo mis notas. Nombre del menor: Rubén Arias Postigo. Edad: 17 años. Domicilio: Calle del Horno, 16. Una casa respetable. La familia, buena gente. Labriegos de toda la vida.  Sus padres presumen: “Rubén estudia en Cangas para admistrativo”. No reparan en que lleva las uñas divinas, esmaltadas en mate transparente y libres de cutículas. “Mi zagal es muy fino, muy educado ¡y muy listo! Un chiquillo encantador, un verdadero tesoro. Tendría que verle, qué desparpajo,  cada vez que llama por teléfono al Programa de Ana Rosa.”

Rubén desapareció hace 36 horas, se halla en paradero desconocido. El padre del muchacho, ni se inmuta: “Le esperabamos para cenar en viernes a la tarde pero no se presentó.  Lástima, se perdió la fideua y eso que le encanta. De haberlo sabido mi señora, nos habríamos apañado con algo de la huerta. Donde haya una buena fabada…  A mí, con menudencias”.  En cambio el párroco, se teme lo peor: “Señá Cándida, váyame planchando la sotana de los entierros”.

La novia de Rubén es una buena chica. Deben de llevar juntos, desde que actuaron en El Mago de Oz.  Noelia era Dorothy. Él, el hombre de hojalata. “Paseábamos por el camino amarillo, cogidos de la mano. Yo daba vueltas, mientras él ponía posturitas. Somos la pareja de moda, como Fred Astaire y Ginger Rogers.  Nos entendemos muy bien, lloramos con las mismas películas. Además, es mi mejor amigo. Y me respeta, vaya si me respeta. Solo me besa en público y con muchísima delicadeza”.

Cuando saco a relucir el noviazgo,  a la madre del chaval se le escapa una risita nerviosa: “La pareja de tortolitos ya anda pensando en boda.  Bueno, es Noelia la que se encarga de todo. Como tiene tanta ilusión… Ya han contratado el Salón Alhambra para la segunda semana de junio. Y en cuanto estrenen su casita, pues ¡a llenarla de chiquillos!”

Entro en el dormitorio de Rubén. A primera vista, todo está en su sitio. El poster de ACDC  en la pared, las bufandas roji-blancas del Sporting cuelgan de la repisa. Entonces abro un cajón y es otro mundo. Con rotuladores de todos los colores y una libreta de poemas. Encima de la mesilla descasa un ejemplar de Poeta en Nueva York. A modo de marcapáginas, una tira de fotos reciente, aún huele a Pipermint.  Dos chicos en un Fotomatón bromeando. En la primera foto, los dos salen serios sorprendidos por el fogonazo.  En la segunda, es Rubén quien mira hacia la cámara mientras su amigo le observa de reojo. Después, ambos de perfil, intercambian miradas… Para terminar besándose, abajo del todo.


Enciendo el DVD, Queen lo empapa todo. “No tengo caso, adiós a mi ascenso”. “Another one bite de dust” Fredy Mercury se ríe en mi cara: “¿pero qué te pensabas?” A decir verdad, nunca me gustó esa canción. ¿Qué otro muerda el polvo? ¡Venga ya! “¡Si siempre lo muerden los mismos! Maldita, la gracia… Rubén se larga y yo me quedo.


martes, 3 de febrero de 2015

Las aventuras de Meredith Jones: PERSIGUIENDO ZOMBIS.









Tradicionalmente, el zombi haitiano es un cadáver animado por medios mágicos asociados a la religión vudú. Reviven merced al acto de la nigromancia de un brujo bokor. Zombies permanecer bajo del bokor nigromante como sus esclavos personales, carentes de voluntad propia.

En su versión occidental más contemporánea, los zombis reaparecen como cadáveres humanos que vagan sin sentido con hambre feroz de carne humana. La cultura friki los relaciona con el deterioro de la madre tierra y el inminente apocalipsis. Pero no estoy de acuerdo, vengo dispuesta a borrar esa imagen. El zombi real, es mucho más que eso.






Los zombies están de moda, no hay film de terror que se precie en el que no pulule un ser en descomposición con la mandíbula putrefacta y sangre chorreando por las orejas. Personalmente, me daban mucho yuyu, estéticamente no tienen desperdicio. Hasta que hallé una explicación lógica: El origen de la criatura zombie. Uséase, los primeros. Y tras recorrer media Africa y profundizar en el tema, concluyo: Sí, los zoombies existen. Claro que no son como creemos.




Muchas sociedades africanas dividen a hombre y mujeres en tres categorías: los que aún viven en el mundo, los sasha y los zamani. Los fallecidos recientemente, cuya estancia en la tierra ha coincidido con la de quienes aún están aquí, son los sasha, los muertos vivos. No están muertos del todo, porque aún alientan en la memoria de los vivos, que pueden visualirzarlos mentalmente, pintar su retrato o darles vida contando sus anécdotas. Cuando muere la última persona que ha conocido a un antepasado, éste abandona a los sasha y se une a los zamani, los muertos. Como antepasados genéricos, los zamani no caen en el olvido, sino que son venerados. Muchos son recordados por su nombre, pero no son muertos vivos. Hay una diferencia. 
JAMES LOEWEN              



En definitiva, los zombies no tienen los ojos hundidos, la cara trinchada, la piel en carne viva. No corren en jauria ni te acorralan para devorarte en las gasolineras. Conservan la piel intacta, solo que más pálida. Y la mirada ausente, tirando a cristalina. Ante el contacto, no nos miran con odio. Hasta en ocasiones, amagan una tenue sonrisa. Pues no son extraños, sino viejos conocidos. Y permanecen tal y como los recordamos, como llenan nuestros pensamientos. Son gente afable, no nos desean ningún mal. Es más, están aquí para protegernos del mundo, también de nosotros mismos. Aún no se van porque aún no podemos desprendernos. No estamos preparados para dejarles marchar.  Nos acompañan desde las sombras, velan por nosotros. Lo ves, ¿a qué ya no te dan miedo?






Me baso en una creencia milenaria originaria de Africa occidental y central. Extendida durante los años de esclavitud a los campos de azúcar de caña en los alrededores de Sao Paulo y a las plantaciones de algodón de Savanah y Nueva Orleans. Es por todos conocido que los zombies o Sasha son ángeles guardianes, almas que nos rondan para protegernos. Ligan pasado y presente, nos conectan con más allá. Existirán tras un velo gris mientras alguien les recuerde.

Por lo tanto, mi mensaje no es alarmante, mucho menos terrorífico: Si amaste a alguien que se fue, NO TEMAS. Aún vela por ti, no te abaandonó a tu suerte. Y para confirmarlo, sobrevolaremos el cementerio de Savannha, Georgia:




Medianoche en el jardín del bien y del mal (1997)
Filme basado en la novela homónima de John Berendt.




Leeremos sobre una lápida:

JOHN HERDORN MERCER
(JOHNNY) 
NOV  18, 1909 
JUN  25, 1996 

"AND THE ANGELS SING" 




Bienvenidos, pues, al REINO DE LO INVISIBLE.


Dra. Meredith Jones



martes, 27 de enero de 2015

IL TELEGRAMMA




IL TELEGRAMMA 


26 de Enero, 1962. Aeropuerto de Nápoles.
Salvatore Lucania, Kaput.  65 años. Muerte por infarto.

Hasta aquí, una muerte como tantas.  Sorprendió a Salvatore tras un apretón de manos.  Sufrió un colapso coronario. A causa de la emoción…. Frío, frío. Frío, lo que se dice frío… Dificilmente. Mira que te hablo de Nápoles. De Nápoles y Salvatore… ¿O debería decir Charlie?

Salvatore Lucania, un tipo cualquiera. Hasta que se decidió por cruzar el charco, cambiarse de nombre y adoptar sus propias reglas. Ni polis ni capos. Ni el Padrenuestro ni la ley seca. Se asociaría con el bielorruso Meyer Lansky, se codearía con el calabrés Frank Costello. No entendía de razas. Todos somos iguales. Al menos, en los negocios. Pactos, miles. Era el rey del Monopoly. Estrenaba un traje de sastre cada semana. Y las mujeres, a sus pies. A pesar un tajo en la cara picada de viruela y el ojo izquierdo a la birulé.

Pero tras una alianza, surge el enemigo. Y al capo di tutti y capi no le gustan los nuevos gallos de pelea que cantan temprano y arañan más de lo debido. Poderoso rival, el tal Maranzano… Pero Charlie lo vio venir  y se anticipó. No lo pienses más, actúa. Y así ocurrió, visto y no visto. No fue su primer embite, tampoco el último. Si enojas a la vieja guardia, está previsto que rueden cabezas.  Para la Cosa Nostra Charlie era un infelice, infame e miserabile. Un ultraggio per La Famillia. Pero claro, los tiempos cambian. Le infravaloran, olvidan que además de mafioso, es listo, suspicaz.  Si me apuras, el más rápido del Oeste. Y  lo peor, carece de escrúpulos.  Honor, respeto, dignidad, tradición... Se los pasa por el forro, para él solo son palabras vacías. Lo que le hace enigmático, del todo imprevisible. Y por añadidura, troppo pericoloso.

Charlie Luciano no obedece al cliché, es un Hijo de América. ¿Si hizo realidad el sueño americano? Por supuesto.  Como Sam Walton, Marshall Field o el mismísimo Rockefeller. Mientras los dos últimos fundaban la Universidad de Chicago, Charlie Luciano organizaba la mayor red de proxenetas de la costa este. Lo dicho, el Monopoly. Ya ves, todos juegan. Solo que algunos apuestan más fuerte y en negro. ¿Hay alguna diferencia? La hay. En su sillón de cuero, escuchan distintas arias. Los yanquis, se decantan por Fausto. Luciano, prefiere Don Giovanni.

Pero aquello ya es agua pasada, Luciano cumplió condena y ahora es un hombre nuevo.  Sus guardaespaldas, pura fachada. French Connection, mero divertimento. Ahí lo tienes, muy en su papel de anciano venerable. Pero cuidado, no te fíes. Sería capaz una vez más de pactar con el demonio.  Le vendería su alma, a cambio de un subidón de adrenalina. Charla con el recién llegado, un tipo hortera con tupé y gafas de sol, que cuando habla se le ven los dientes y sonríe,  pagado de si mismo. Hablan en inglés. Deduzco que no se han visto antes, demasiados formalismos. Les observo a  unos 200 metros, cámara en mano, les tengo a tiro. Si pretendo hacerme un nombre en el periodismo de investigación, esta es mi oportunidad.  No la cagaré esta vez. “No lo pienses más, actúa”.  Click-clack.

De repente, Luciano se lleva la mano al pecho. Click-clack.

«¿Estás enfermo, Charlie? ¿Qué te ocurre?» Es Gosch, el productor de cine. A la sazón, su invitado.  Es el día D: Desembarca Hollywood. Quiere filmar su historia con todo lujo de detalles. Click-clack.
Me pregunto qué le ha llevado a complacer a Hollywood y reabrir todo ese circo. Si el líder o el showman que aún late bajo esas canas plateadas…   
Los ojos en blanco, la mirada perdida…  Charlie se desploma. Click-clack. Adiós,  Lucky Luciano. Al Don, se le acabó la suerte. 

Tiro una ráfaga de fotos, lanzo medio carrete. Click-clack. “Que salga nítida. Gradua el zoom. No la jodas, Amigo”.

Minutos de desconcierto, confusión…  Los primeros gritos. Tumulto. Es inútil, la palma ahí mismo. Dicen que de Muerte natural ¡Ilusos! Lo colocan, ya fiambre, sobre una tarima. Click-clack. Llegan los carabinieri, acordonan la zona. Un médico le busca el pulso. Click-clack. Le estudia las uñas, las pupilas, la lengua… Lo leo en su rostro, existen indicios de envenenamiento.
-          Por fin La Vendetta, es cosa del Hampa – Paolo, el barman, lo sabe todo. O sea, TODO.
Es lo que cuentan.  pero no cuadra. De tratarse de un ajuste de cuentas, le habrían freído a tiros, a modo de escarmiento.

Es que hay armas devastadoras, Hollywood es una de ellas. Y los secretos, la peor munición. Los Federales, la CIA, en la vida de Luciano se suceden muchos personajes oscuros sin demasiadas ansias de protagonismo.

Y luego está esa mujer, la descubro al revelar las fotos. Esa morena que lo mata con la mirada. El veneno es recurso de débiles, de cobardes. Y cuando Charlie cae redondo, ella se limita a morderse el labio.
IL TELEGRAMMA
26 de Enero, 1962. Aeropuerto de Nápoles.
Charlie Luciano, Kaput. 65 años. Muere en extrañas circunstancias.

Así termina un ciclo. Salvatore, Charlie. Charlie, Salvatore. Envio a la redacción IL TELEGRAMMA ¡¡¡Huele a primicia!!! Ciao, Lucky, te tomo el relevo. Hoy seré yo el más rápido del Oeste. Tenías razón, Colega, va a ser que los tiempos cambian.