martes, 10 de marzo de 2015

"Ponte en mi LUGAR"


A veces sueño que soy diminuto y así huyo de una marea humana. Si siempre me agobiaron las multitudes, de un tiempo a esta parte noto que me ahogan. Es entonces que despego y me vuelvo muy pequeño, tanto que aterrizo sobre una pista de limón y me deslizo en bañador sobre el hielo. Y lo mejor de todo, por un rato me olvido de mi mismo. Es más, casi no existo, Y sentirme minúsculo me reconforta. Ni viento ni frío, todo es perfecto. Mi visión es más colorida que la pradera de los Teletubbies. Me abro paso a brazadas por un lago de chocolate pringándome de ColaCao hasta las amígdalas. ¿Mi ropa? Impoluta. ¡Qué gracia tendría que me ocurrieran calamidades! Esquivo obstáculos en la despensa, cambio de estante gracias a una oportunísima escalera de galletas María. Asciendo la duna de sal sin jadeos y eso que tengo asma porque nada de lo que está pasando es real. Y no me arden los pies porque tampoco es una pesadilla. Bordeo una montaña de curry camino de la cascada del grifo y el agua resbala. Estoy en el Niágara, mi Niágara de acero inoxidable. Entonces me tienes feliz como una perdiz en la antesala del Nirvana.




No soy propenso a arriesgar, hasta ahora me he movido siempre entre parajes conocidos. Me limité a merodear por la cocina donde me siento cómodo. Mi finisterre es el patio. Mi máxima temeridad, saltar de maceta en maceta sobre el poete de la ventana. Más allá, el abismo. El sol parece tan lejano que no brilla para mí. Es cuando tomo conciencia de que me he vuelto casi invisible pero poco importa. Tú eres mis ojos. Desde el geranio descubro el que será mi refugio de primavera. Hallo una seta, ya tengo sombrilla. Mi compañera de juegos es Lola, la tortuga de la tienda de mascotas. Por lo visto también anda desubicada, diría que no termina de encontrar su sitio. Le pongo una cinta en la frente, si grito acelerará el paso. Vendrá y se convertirá en ninja. Incluso en el paraíso has de cubrirte las espaldas, soy extraordinariamente precabido. Las orugas me espantan. No tanto como el mañana que me aterroriza.





De sobras te conozco, te mueres por protegerme: “Cómo te caigas dentro de una lata de atún en escabeche, vas listo” o “Si te arrastra el torbellino del inodoro lo tienes crudo”. Pues mira: Crudo, lo que se dice crudo, va a ser que no. Para empezar, el atún viene enlatado. Peligros, asumo pocos. Si me apuras, aventuras las justas y previamente atando cabos pues odio los imprevistos. Mejor calla, no digas nada y limítate a escuchar. Hazme caso, desde allí abajo todo es grandioso. Etéreo. Sublime. El tiempo se detiene y los olores se magnifican. Mi sola ilusión... Aunque tampoco espero que lo entiendas.





Tuve un mentor de niño, tantos sábados con Maya y su sueño recurrente de escapar de la colmena. ¿Dije sueño? Mentí. No llego a dormir, viajo despierto. Y sé bien lo que hago, no me creo pájaro como Birdy ni me imagino a 6 patas tras el escarabajo de Kafka.  Pero sí de copiloto con Jonás y su ballena o de polizón con el Capitán Nemo. Ay, si se me llevaran bajo el mar me empaparía el silencio. Pero abordo solo hay sitio para criaturas legendarias, seres extraordinarios. Y yo ¿qué aportaría? Nada. Con lo que volvemos al principio: El submarino amarillo partiría de nuevo sin mí. Otra bofetada, mejor desisto. Por eso es que perfilo un mundo a mi medida ¿tan malo es? Voy a mi rollo y no molesto. Me evado, floto ingrávido cada vez más lejos. El horizonte me tienta, deseo volar a cielo abierto. Ya, ando jugando con fuego. Podría cruzar la línea, esa que separa el delirio de la cordura. La rozo con la yema de los dedos. ¡Y qué! si doy el paso. Solo tú me echarás de menos. Lo que explica mi decisión: ¿Por qué tú? Aún me ves. ¿Qué espero de ti? Muy sencillo: Ponte en mi lugar, solo un momento. Por si voy más allá y acaso me pierdo.







martes, 3 de marzo de 2015

Recitamos a Gª Márquez. Pasen y LEAN.







Colombia es un gran país que ha sufrido muchísimo en las últimas décadas en medio de una guerra civil encubierta y por fin en estos últimos años parece que remonta, consolida la paz y comienza a ver la luz. España pretende prestarle su apoyo, estrechar lazos, colaborar en proyectos empresariales que favorezcan a ambas partes. Colombia es el invitado a Arco 2015 y en señal de consideración y bienvenida Fundación Telefónica ha preparado un extraordinario proyecto digital:



En él confluyen todas las artes escénicas. Se trata de un homenaje a la lengua que nos une y al delicioso habla del pueblo colombiano. Por supuesto Gabriel García Márquez está en "boca de todos" por su maravillosa prosa y fuente inagotable de gentes y tradiciones. Y así el nobel colombiano inspira esta obra innovadora: Partiendo de sus palabras ingenieros, compostores y expertos en videarte crean una tempestad sensorial sin precedentes.

Pero es un proyecto de todos, necesitan NUESTRAS VOCES. Aquí es donde entramos nosotros. A partir de ellas, concebirán sonidos e imágenes. Por eso te invito a navegar por este evocador Mar de Palabras. Te auguro un viaje inolvidable.

* MAR DE PALABRAS (link de acceso a web
-Pinchas en NAVEGA.
- Seleccionarás con tu click un grupo de LETRAS FLOTANTES que como en una sopa de letras, formarán una palabra.
- Con tu click aparecerá UN PÁRRAFO de la obra del maestro que incluya dicha palabra.
- Primero escucharás a otro cuyo timbre brotó en algún lugar y leyó antes que tú.
- A continuación te tocará a ti LEER EN VOZ ALTA ese fragmento que indirectamente elgiste. Disfruta, entona. Hazlo despacio, tienes 30 segundos (tiempo de sobra)
- Se GRABARÁ y tu voz será escuchada aquí y allá, en medio mundo.
- Hablarás de Macondo, de Cartagena. Tu boca sabrá a trópico, a Caribe... Traerás contigo la bruma del Río Magdalena.






Recitamos y es el detonante. Con nuestra "plática" la travesía lejos de terminar, comienza.  Solo "empacamos", nada más. Porque a partir de ahí, actuarán sofisticadas máquinas: 50 impresoras 3D trabajarán día y noche para materializar más de 10.000 palabras. Con nuestra voz como base, cientos de sensores se activarán y seremos una gotita, literalmente. Parte de un todo, el océano. Aquí tienes la obra que resulta y se presenta a tiempo real en La Casa del Lector (Matadero) Es dinámica, mutante. Cambia sin cesar, con el oleaje de nuestras palabras y las de todo aquel que recita creando olas en movimiento. El agua fluye a ultramar, con nuestros mejores deseos.





martes, 24 de febrero de 2015

MeRe iN FriKiL@ND: "Plutón y sus hermanos"



"May-day, may-day" Iniciando conexión. Me hallo en FriKil@ND, algo así como Mi Narnia estratosférico. Desde aquí te contaré Un Cuento, tan real como pocos. Con víctimas y héroes, luces y tinieblas. Y lo mejor, está pasando ¡ahora mismo! Sí, como lo oyes. Si te animas, aún puedes formar parte de esta gran aventura. Te pongo al corriente y decides ¿vale?


Imagen ceida por Irial

"Plutón y sus hermanos"

Hubo una vez un planeta con estrella y a la vez, sin suerte. ¿Cómo se come eso? Pues veras, nació tan pequeño, tan pequeño que nadie reparó en él durante cientos de años. Por fin alguien lo avistó en la inmensidad del espacio, lo descubriría un joven granjero llamado Clyde Tombaugh en su granero de Kansas con un telescopio casero. Ocurrió en el campo, nada que ver con la noble cuna de los otros, sus hermanos. Sería Plutón, el planeta maldito. Aquel que tras acceder a lo más alto, todo le fue arrebatado. Después de 74 años en el Olimpo, a la vera de Júpiter, dejó de ser planeta y fue arrojado al abismo. Desde entonces gira humillado, rotando en la sombra. Y no contentos con eso, todavía los científicos le rebajaron a Un Número: Ahora es el planeta enano plutoide nº 134340. Imagninaros, menudo panorama. Plutón pasó de ser un Hijo de Zeus a un simple número, como los presos de Auschwitz.

¿Cómo fue? ¿Qué pasó? No es una condena ni tampoco un castigo. En el caso del traidor Loki, sí. No así el de Plutón. Se trata de un ser inerte ¡cómo iba a hacer algo malo! Se dictó sentencia, hubo un veredicto. Y es que en comparación con los demás, era diminuto. Un pedrusco frío, lejano y prescindible. No hubo sangre, tampoco lágrimas ¿de quién? A nadie parecía afectar. Salvo a todos esos "niños" que un día leyeron Peter Pan.

"Los niños nunca deberían ir a la cama, cuando despiertan son un día más mayores ... Cuando el primer niño rió por primera vez, su risa se rompió en mil pedazos que saltaron por los aires en todas direcciones, y así fue como aparecieron las hadas".

Corría el año 2006 cuando la International Astronomical Union (IAU) tras un intenso debate y la consiguiente votación, aceptara en Praga una nueva definición de planeta en función del tamaño del astro, lo que relegaba a mi querido Plutón a la bejatoria situación de "pequeño cuerpo celeste".



La razón esgrimida fue muy simple: En los albores del siglo XXI se identificaron en la órbita de Neptuno los Trans-neptunian objects: Eris, Heumea, Makemake, Sedna, Orcus, Salacia, Quaoar... Cuerpos celestes del tamaño de Plutón e incluso mayores. Con el descubrimiento del cinturón de Kuiper, también supimos de la existencia de millones de cometas errantes en la Vía Láctea por lo que surgió la necesidad imperiosa de un criterio firme que los excluyera a todos: NINGUNO DE ELLOS SERÍA PLANETA, INCLUYENDO A PLUTÓN EN EL MISMO SACO.

Han pasado casi diez años y aún hay personas que recuerdan con añoranza a quien fuera Plutón, el noveno planeta del Sistema Solar. Algunos son entendidos. Otros, personas de a pie. Todos le contemplamos una vez cubierto de gloria... Le colmaron de honores, para luego desterrarlo. Y lo que son las cosas, internet una vez más ¡nos ha unido a todos! en favor de una noble causa. Pretendemos que PLUTÓN RECUPERE SU CONDICIÓN DE PLANETA DE LA VIA LÁCTEA.



La inicativa estuvo siempre latente, hasta que el 14 de diciembre de 2011 el Dr. Alan Stern, reputado científico del proyecto Nuevos Horizontes fue entrevistado para NOVA por Neil deGrasse Tyson, el celebre astrofísico norteamericano experto en divulgación. Debatieron la cuestión en el Centro de operaciones JHU/APL y confluyeron en sus apreciaciones. Aquel día, Plutón despertaba.

Fueron tiempos duros, se sucedieron artículos en revistas específicas, conferencias en medio mundo... Había que concienciar no solo a la opinión pública. Por fin en 2014, se dió el paso definitivo; En la Universidad de Harvard se convino un nuevo concepto de "PLANETA".




PLANETA: Cuerpo celeste que
a) tiene la masa suficiente para su autogravedad para vencer fuerzas de cuerpo rígidas de modo que esto asuma un equilibrio hidroestático - la forma casi redonda,
b) posee un interior diferenciado como consecuencia de su formación
c) cuenta con una masa insuficiente para fundir el hidrógeno en su corazón,
d) no es luna ni satélite.

Suena bien ¿verdad? Pues sabe aún mejor. Porque ante su descripción exhaustiva de lo que vendría siendo un planeta PLUTÓN CUMPLIRÍA TODAS LAS PREMISAS a diferencia de los demás pequeños astros.

Aún queda mucho camino, no hemos hecho sino comenzar la andadura. Pero pinta bonito ¿a qué sí?
No morirán más hadas, ni más planetas. 
NUNCA JAMÁS, he dicho. 





"Por eso debería haber un hada para cada niño y cada niña. Aunque hoy en día los niños saben tantas cosas que dejan de creer muy pronto en las hadas ... Cada vez que un niño dice "yo no creo en las hadas", en alguna parte cae muerta un hada" James Mathew Barrie               



Y me pregunto... 
... si aún crees en los finales felices 
¿?

     
      

martes, 17 de febrero de 2015

GUIRI ¡a la vista!







Madrid parece la de siempre: El centro, frenético. Mientras la periferia late a otro ritmo, más despacio. Todo sigue su curso: Semáforos, relojes, autobuses... A primera vista, nada parece haber cambiado. Pero sí, hay algo nuevo. Casi imperceptible. Un halo de inquietud. Cuatro animales que se mueven raudos, vertiginosos. Identifican a su presa, se demoran en los preliminares. Cuatro gigantes acechan, sus esbirros llegaron primero. Dicho así, pensaréis que corremos peligro... Calma, que no cunda el pánico.

Hay cuatro yanquis cámara en mano merodeando por la ciudad con un solo objetivo. No son turistas, aunque se dediquen a capturar instantes. Hacen fotos sin parar que NO subirán a Facebook para que las vean sus amigos. Como Johnny Deep en "El turista" parecen vagar sin rumbo, pero obedecen a un plan. En su odisea, el azar no existe. Siguen rígidas instrucciones. Saben perfectamente lo que buscan y no cejarán en su empeño. Se trata de cuatro personajes atípicos que pululan por Madrid. Están a la caza, son depredadores.

Sí, están aquí, pero no tengas miedo. No son imitadores de Jack el destripador ni roban bancos ni practican exhibicionismo en el metro. Cazan, sí, pero no matan. No derraman sangre sino flashes. Atrapan rincones urbanos para luego llevarlos al cine e inmortalizarlos. Son los jefes de localización de Tarantino, Spielberg, Cameron y Woody Allen. Los cuatro se hallan entre nosotros a la captura del mejor encuadre para su legendaria Fábrica de Sueños. Madrid está de moda, será en breve un gran plató de cine. Escenario de grandes producciones de Hollywood. Por eso doy la alerta, estad ojo avizor. Que Liam Nielson doble la esquina a la carrera o Scarlett Johanson se siente en el banco del parque mientras paso de largo arrastrando el bolso con las bolsas del super... En fin, no es algo que pase todos los días. Ahora mismo me voy a la peluquería, no sea que me cojan de extra y yo con estos pelos.

Se llaman Localizadores. Antonini Depardieu es uno de ellos. “Mis herramientas de trabajo son primero mis ojos, después mi cámara, para hacerme una idea. Y por supuesto los comentarios de producción de diseño y del propio director”. Michael J. Burmeister, por su parte, ha sido jefe de localización en superproducciones de Hollywood como Transformes y Terminator, asegura que Madrid le gusta, sobre todo su arquitectura. “Es hermosa, única y más viniendo de los EE.UU dónde no tenemos nada parecido”.




Ojean el terreno a pie de calle, necesitan exteriores con ambiente, sabor y la luz adecuada... Capaces de dotar a las películas de autor con un sello inequívoco. Me parece un trabajo fascinante y desde la sombra, estoy decidida a echarles una mano. Menos mal que me llegó el chivatazo, justo a tiempo. Aún puedo venderles la moto, hacedles ver que mi barrio tiene carisma, un qué se yo ¡es el más bonito! Tienen que rodar aquí, en mi casa, en mi calle. Les traeré con alguna de mis triquiñuelas y una vez aquí, entrarán en razón. Les engatusaré de algún modo:

- Soltaré algún conjuro, tal que: "Eeeste es el lugaaar que aaandas buscAndo" con voz cavernosa... Por intentarlo, podría funcionar.
- Me vestiré de cuero, por Tarantino. Tendrá que ser negro, no encontré mono amarillo. A la moto tampoco llego, llegaré en bici eléctrica. Anyway, el impacto será atroz. Un antes y un después. Estoy segura.
- Engalanaré mi balcón de farolitos Haitian para Woody Allen. También colgaré de la baranda las ovejas del Belén. Ojo al dato, es el Año Chino de la oveja. Eso sí, hasta yo tengo un límite: nada de balidos.
- Si pongo La marcha de las Valquirias a todo volumen, a Cameron lo tengo en el bote. Me asomaré lo justo para rozar sus cabezas con un helicoptero caqui por control remoto. Será bestial, con efectos especiales.
- Colocaré una pecera en el testero de la ventana con un pez payaso blanco y naranja, un detalle que no pasará desapercibido al bueno de Spielberg. Vale, sopla el viento del norte... Si se cae, pues se cayó. Calma, seguro que el pez rebota en el toldo de la zapatería e inicia un periplo salta que te salta hacia el mar (va listo) como en el anuncio de Renault Captur. En el peor de los casos (de estrellarse en la calle) nadie lo pisará ¡¡¡es naranja!!! ¿recuerdas? Y si no le estallan las vísceras, tendrá una muerte heróica. Espectacular, incluso.

Ante todo, que no decaigan los ánimos ¿eh? Hollywood quiere gente optimista. Y nosotros creemos en LOS FINALES FELICES. No dramaticemos con el pez, no vaya a aguarnos la fiesta.“Al final todo va a acabar bien. Y si no acaba bien es que aún no es el final” como en el exótico Hotel Marigold. Y recuperada la euforia: Sigamos, que el tiempo apremia.

Estoy muy positiva, capaz de grandes cosas. De nuevo nos viene Mr. Marshal y esta vez se detendrá y nos arreglará la vida.

- Hablaré con la comunidad de propietarios ¿qué tal camelios en el portal? ¡Y si dejamos libres unas guaratingas del sol! Tienen las alas tan pequeñas que no irán muy lejos. Tras su peregrina función, las emboscaremos en el garaje. Tiraremos la casa por la ventana, nunca mejor dicho.
- Me pondré en contacto con la Asociación de vecinos: Lo tengo, farolas con emisión ultravioleta a lo largo del Madrid-Río. Así el puente en espiral que se enrolla a modo de sacacorchos, parecerá una estación espacial. Y si teñimos el Manzanares ¡de curry! semejará el Río Amarillo. Un toque oriental, que las pelis futuristas siempre están llenas de chinos. Y que nadie se alarme: Con el curry, toxicidad cero. Tranquilos, pensé en echar azufre pero deseché la idea. Olería la ribera a huevos podridos, un fiasco. En cambio, con el curry: Duchas con aromaterapia, paella tres días seguidos y aquí no ha pasado nada. Merecerá la pena, la noche de Madrid será más sideral que Blade Runner. Ayer durmiendo tuve una premonición: Así será La Tierra en el año 2085.

Pero... Y si a pesar de todo ¡¡¡pasamos desapercibidos!!! Podría ocurrir y de vuelta al principio. En cuyo caso: Tranqui, tengo un Plan B: Seré directa, audaz. Estableceré contacto visual y como buena Matahari (o en una versión más autóctona a lo Carmen, nuestra mujer fatal por excelencia) me veré obligada a desplegar mis encantos. Puedo ser muy persuasiva si me lo propongo. Una debilidad, un paso en falso y me los camelo. Aún no pronuncié mi última palabra... Esos guiris serán míos y los doblegaré a mi voluntad. He dicho.

- Por de pronto, me compro un clarinete, necesitaré un curso intensivo y en un par de semanas me tendréis en la Sala Clamores tocando en dueto con W,Allen.
- Me haré con un chaleco antibalas para implicarme en pleno tiroteo con Quentin Tarantino.

Lo conseguiré, coincidiré con esos monstruos del cine en medio de un rodaje. Un segundo de gloria ¡un fotograma! será suficiente para dejar mi impronta. Están ahí fuera, hasta puedo olerles. Y si la montaña no viene a Mahoma, Mahoma irá a la montaña. Vamos, será por cuestas :)

Ahí, lo veo. Un guiri con gafas de concha... Woody??? Woody!!! 


* Ahora sí, dije mi última palabra. Claro que tratándose de mi, no podía ser de otra forma:


A Woody Allen, mi guiri favorito. 






sábado, 14 de febrero de 2015

4 Emails de amor y 1 Canción desesperada



*Email nº1 10:00 a.m. 
ASUNTO: Hay lugares que nacieron...

"Winter dates" Chagall



* Email nº2  10:05 a.m. 
ASUNTO:  ...para absorber nuestras miradas. 




*Email nº3 10:10 a.m.
ASUNTO: No estés lejos de mí ni un sólo día 



No estés lejos de mí un sólo día, porque cómo,
porque, no sé decírtelo, es largo el día,
y te estaré esperando como en las estaciones
cuando en alguna parte se durmieron los trenes.


No te vayas por una hora porque entonces
en esa hora se juntan las gotas del desvelo
y tal vez todo el humo que anda buscando casa 
venga a matar aún mi corazón perdido.



Ay que no se quebrante tu silueta en la arena,
ay que no vuelen tus párpados en la ausencia:
no te vayas por un minuto, bienamada,



porque en ese minuto te habrás ido tan lejos
que yo cruzaré toda la tierra preguntando
si volverás o si me dejarás muriendo. 

                                              Pablo Neruda



* Email nº 4: 10:15 a.m
ASUNTO: "Your song" 



video

Cover de mi gran hija Irene, que hoy reabre SU BLOG  

Libroriginal de Irial (aquí, el enlace). 





Y ¿EN CUANTO A TÍ?

Pronto serán ¡en punto!

PIÉNSALO: 2 PERFILES, 1 AZUL...
Podría ser vuestra Hora Bruja
si esos emails los envías






martes, 10 de febrero de 2015

Qué otro muerda el polvo





                                         
Esto es Villablino, una aldea asturiana remota y tranquila. Nos guste o no, aquí nunca pasa nada. Si quiero salir de este agujero y volver a Cáceres más me vale resolver este caso e impresionar a la Benemérita antes de que lleguen los de la policía científica y me arrinconen.

Saco la libreta, releo mis notas. Nombre del menor: Rubén Arias Postigo. Edad: 17 años. Domicilio: Calle del Horno, 16. Una casa respetable. La familia, buena gente. Labriegos de toda la vida.  Sus padres presumen: “Rubén estudia en Cangas para admistrativo”. No reparan en que lleva las uñas divinas, esmaltadas en mate transparente y libres de cutículas. “Mi zagal es muy fino, muy educado ¡y muy listo! Un chiquillo encantador, un verdadero tesoro. Tendría que verle, qué desparpajo,  cada vez que llama por teléfono al Programa de Ana Rosa.”

Rubén desapareció hace 36 horas, se halla en paradero desconocido. El padre del muchacho, ni se inmuta: “Le esperabamos para cenar en viernes a la tarde pero no se presentó.  Lástima, se perdió la fideua y eso que le encanta. De haberlo sabido mi señora, nos habríamos apañado con algo de la huerta. Donde haya una buena fabada…  A mí, con menudencias”.  En cambio el párroco, se teme lo peor: “Señá Cándida, váyame planchando la sotana de los entierros”.

La novia de Rubén es una buena chica. Deben de llevar juntos, desde que actuaron en El Mago de Oz.  Noelia era Dorothy. Él, el hombre de hojalata. “Paseábamos por el camino amarillo, cogidos de la mano. Yo daba vueltas, mientras él ponía posturitas. Somos la pareja de moda, como Fred Astaire y Ginger Rogers.  Nos entendemos muy bien, lloramos con las mismas películas. Además, es mi mejor amigo. Y me respeta, vaya si me respeta. Solo me besa en público y con muchísima delicadeza”.

Cuando saco a relucir el noviazgo,  a la madre del chaval se le escapa una risita nerviosa: “La pareja de tortolitos ya anda pensando en boda.  Bueno, es Noelia la que se encarga de todo. Como tiene tanta ilusión… Ya han contratado el Salón Alhambra para la segunda semana de junio. Y en cuanto estrenen su casita, pues ¡a llenarla de chiquillos!”

Entro en el dormitorio de Rubén. A primera vista, todo está en su sitio. El poster de ACDC  en la pared, las bufandas roji-blancas del Sporting cuelgan de la repisa. Entonces abro un cajón y es otro mundo. Con rotuladores de todos los colores y una libreta de poemas. Encima de la mesilla descasa un ejemplar de Poeta en Nueva York. A modo de marcapáginas, una tira de fotos reciente, aún huele a Pipermint.  Dos chicos en un Fotomatón bromeando. En la primera foto, los dos salen serios sorprendidos por el fogonazo.  En la segunda, es Rubén quien mira hacia la cámara mientras su amigo le observa de reojo. Después, ambos de perfil, intercambian miradas… Para terminar besándose, abajo del todo.


Enciendo el DVD, Queen lo empapa todo. “No tengo caso, adiós a mi ascenso”. “Another one bite de dust” Fredy Mercury se ríe en mi cara: “¿pero qué te pensabas?” A decir verdad, nunca me gustó esa canción. ¿Qué otro muerda el polvo? ¡Venga ya! “¡Si siempre lo muerden los mismos! Maldita, la gracia… Rubén se larga y yo me quedo.


martes, 3 de febrero de 2015

Las aventuras de Meredith Jones: PERSIGUIENDO ZOMBIS.









Tradicionalmente, el zombi haitiano es un cadáver animado por medios mágicos asociados a la religión vudú. Reviven merced al acto de la nigromancia de un brujo bokor. Zombies permanecer bajo del bokor nigromante como sus esclavos personales, carentes de voluntad propia.

En su versión occidental más contemporánea, los zombis reaparecen como cadáveres humanos que vagan sin sentido con hambre feroz de carne humana. La cultura friki los relaciona con el deterioro de la madre tierra y el inminente apocalipsis. Pero no estoy de acuerdo, vengo dispuesta a borrar esa imagen. El zombi real, es mucho más que eso.






Los zombies están de moda, no hay film de terror que se precie en el que no pulule un ser en descomposición con la mandíbula putrefacta y sangre chorreando por las orejas. Personalmente, me daban mucho yuyu, estéticamente no tienen desperdicio. Hasta que hallé una explicación lógica: El origen de la criatura zombie. Uséase, los primeros. Y tras recorrer media Africa y profundizar en el tema, concluyo: Sí, los zoombies existen. Claro que no son como creemos.




Muchas sociedades africanas dividen a hombre y mujeres en tres categorías: los que aún viven en el mundo, los sasha y los zamani. Los fallecidos recientemente, cuya estancia en la tierra ha coincidido con la de quienes aún están aquí, son los sasha, los muertos vivos. No están muertos del todo, porque aún alientan en la memoria de los vivos, que pueden visualirzarlos mentalmente, pintar su retrato o darles vida contando sus anécdotas. Cuando muere la última persona que ha conocido a un antepasado, éste abandona a los sasha y se une a los zamani, los muertos. Como antepasados genéricos, los zamani no caen en el olvido, sino que son venerados. Muchos son recordados por su nombre, pero no son muertos vivos. Hay una diferencia. 
JAMES LOEWEN              



En definitiva, los zombies no tienen los ojos hundidos, la cara trinchada, la piel en carne viva. No corren en jauria ni te acorralan para devorarte en las gasolineras. Conservan la piel intacta, solo que más pálida. Y la mirada ausente, tirando a cristalina. Ante el contacto, no nos miran con odio. Hasta en ocasiones, amagan una tenue sonrisa. Pues no son extraños, sino viejos conocidos. Y permanecen tal y como los recordamos, como llenan nuestros pensamientos. Son gente afable, no nos desean ningún mal. Es más, están aquí para protegernos del mundo, también de nosotros mismos. Aún no se van porque aún no podemos desprendernos. No estamos preparados para dejarles marchar.  Nos acompañan desde las sombras, velan por nosotros. Lo ves, ¿a qué ya no te dan miedo?






Me baso en una creencia milenaria originaria de Africa occidental y central. Extendida durante los años de esclavitud a los campos de azúcar de caña en los alrededores de Sao Paulo y a las plantaciones de algodón de Savanah y Nueva Orleans. Es por todos conocido que los zombies o Sasha son ángeles guardianes, almas que nos rondan para protegernos. Ligan pasado y presente, nos conectan con más allá. Existirán tras un velo gris mientras alguien les recuerde.

Por lo tanto, mi mensaje no es alarmante, mucho menos terrorífico: Si amaste a alguien que se fue, NO TEMAS. Aún vela por ti, no te abaandonó a tu suerte. Y para confirmarlo, sobrevolaremos el cementerio de Savannha, Georgia:




Medianoche en el jardín del bien y del mal (1997)
Filme basado en la novela homónima de John Berendt.




Leeremos sobre una lápida:

JOHN HERDORN MERCER
(JOHNNY) 
NOV  18, 1909 
JUN  25, 1996 

"AND THE ANGELS SING" 




Bienvenidos, pues, al REINO DE LO INVISIBLE.


Dra. Meredith Jones